El inicio de un negocio

Comenzaremos poniendo en nuestra mente que un negocio es dar soluciones a las necesidades de un cliente, esta idea nos servirá para encontrar el tipo de negocio que se ajuste a nuestra capacidad y que constituya para nosotros un trabajo con el que nos sentimos contentos, lo que hará que nuestra productividad pueda llegar a la excelencia.

Iniciaremos nuestra  búsqueda localizando un problema que debe ser resuelto, es decir encontrar un problema que tiene la gente. Que es algo que molesta a las personas y que requiere una respuesta, sea un bien o un servicio. Luego que hemos encontrado ese problema por resolverse, pensemos si podemos  y sabemos cómo dar una  solución a esa necesidad de la gente.

Una vez que hemos establecido que podemos dar ese servicio o proveer ese artículo requerido por el público, pasaremos a analizar el mercado, tomando en cuenta todas las variables que nos pueden dar una oportunidad de participar en dicho mercado y obtener un beneficio económico.  Es preciso que hagamos una investigación, un sondeo acerca de nuestros posibles competidores: ¿Existe una competencia directa o indirecta? ¿Cuál son los volúmenes de su oferta y cuáles son sus precios actuales?

Pasemos a resolver un problema de los muchos que tenemos a mano: Preguntémonos si es nuestro producto algo como un analgésico, que va a curar el dolor o sea las necesidades de nuestros clientes. Si es nuestro producto como el aire, que van a necesitar nuestros clientes para vivir. Si es nuestro producto como una joya, que va a hacer felices a nuestros clientes, haciéndoles sentir bien. Si las respuestas son sí, podemos estar en el camino hacia un negocio exitoso.

Pensemos que lo fundamental de un negocio es que produzca dinero, que genere ganancias, que deje utilidades. Luego, determinemos cuanto dinero vamos a necesitar para iniciar nuestra operación, hagamos un presupuesto completo de todo lo que vamos a requerir y cual sería su valor. Fijaremos luego, cuanto vamos a cobrar por nuestros productos o nuestros servicios. Por último hagamos una estimación de cuantos potenciales clientes podemos tener. Al haber terminado todo este análisis podemos decir que tenemos un buen cálculo aproximado de la operación y que estamos listos para iniciar el negocio.

Muy bien, hasta aquí usted ha probado su idea, es decir que ha determinado que usted tiene un producto competitivo, requerido por los potenciales clientes. Ha analizado el mercado, con todos sus diferentes elementos que presenta en la realidad. Por lo tanto usted está listo para actuar. Entonces siga adelante con toda firmeza y entregándose por entero para sacar adelante su idea. En otras palabras, ponga el pie en el acelerador, pero sea cuidadoso. Prepare un plan de sus actividades y no tome decisiones al ojo, analice bien antes de dar un paso, pero también debe ser flexible.

Recuerde que es necesario que usted saque ventaja de las oportunidades, para lo que debe reaccionar rápidamente de tal manera que tome lo que le va servir para obtener esas ventajas. Trate de anotar las ideas que al paso le vengan acerca de su negocio y de las experiencias que va teniendo en el proceso. Y vamos adelante con decisión y esfuerzo.

Leave a Reply