Nadie va a comprarte si no confían en ti. Ese puede ser un reto para los emprendedores, ya que deben construir una relación de la nada, a menos que seas un vendedor de IBM o de Mercedes Benz que se apoye...