Cómo crear una empresa

La creación de una empresa exige la disponibilidad de recursos para que el cumplimiento de sus fines sea viable y esta inversión presupone un coste de oportunidad. La creación de una empresa se la puede dividir en dos fases generales. El nacimiento de la empresa y el lanzamiento de la empresa.


El nacimiento de la empresa surge de un proceso más o menos largo y complicado. Tiene su principio en una idea y requiere de tiempo hasta que realmente quede materializada. Este periodo es llamado maduración. El empresario gesta la idea y estructura esquemas organizativos y consigue los capitales necesarios para que la empresa funcione. El empresario y las personas que vayan a colaborar con él en la creación de la empresa, corren necesariamente un riesgo que puede ser aleatorio o previsible. Aquel riesgo debe encontrarse previsto, con el fin de evitar el fracaso de la empresa.


Por otro lado el lanzamiento de la empresa constituye una serie de pasos a seguir. Así, primeramente se realiza un estudio del bien, o producto que se trata de elaborar. Se realizan estudios de demanda, utilidad del producto, gustos, costumbres, etc. Es decir un análisis completo del producto, su estado actual, demanda y sobre las estrategias de promoción. Posteriormente se detalla la Necesidad de capital, donde se llegará a un conocimiento real de las necesidades del factor capital y sus fuentes de financiamiento, que pueden ser propios o por medio de acreedores. Luego se estudia La forma jurídica más adecuada, que esta relacionada y normalmente determinada por la forma jurídica de titularidad de la propiedad de la empresa según las necesidades de capital.


El siguiente paso es referente a La dirección adecuada, que es la estructura de un equipo humano necesario y capaz para el manejo de la empresa. En la siguiente fase, La fijación de objetivos, se establecen las distintas metas a conseguir, es muy importante ya que permite a todos los relacionados con la empresa darse cuenta de los riesgos y sus garantías para sobrellevarlos. Luego se estudia el Emplazamiento, que determina la localización de la empresa que resulte más adecuado, según varios factores.


Inmediatamente se continua con la Organización de la producción, que pretende encontrar una disposición por parte de la empresa de los factores integrantes, naturaleza, trabajo y capital. La Disponibilidad de mano de obra cualificada, ayuda a disponer de un equipo capaz de poner en práctica los planes y programas elaborados. Posteriormente se analiza La organización de la distribución, se estudia y define como se va a desarrollar el proceso de acercamiento con los usuarios y consumidores finales de los bienes que ofrecerá la empresa. En un siguiente estudio se revisa un Sistema de control y registro adecuados, en donde se establece el sistema que se estime más conveniente a efectos de registrar los hechos económicos al interior y exterior de la empresa.


Debido a que la empresa desarrollará actividades en una sociedad organizada necesita de un Enmarque jurídico y fiscal de la empresa que lo someten al cumplimiento de una normativa legal y marcos jurídicos que regularán la forma de operar en los mercados.


Una vez concluidas todas estas fases la empresa queda lista para operar. Su éxito o fracaso ya dependen de la calidad del estudio realizado en todas las etapas y además de la visión del empresario que resulta un factor importante.

Etiquetas: