Diseñando un logo funcional, ¿es posible?

A la hora de referirse al diseño de un identificador visual, sea este logotipo, isotipo o imagotipo, se debe tener en cuenta ciertos aspectos que nos ayudarán en este arduo proceso, que no solamente requiere de creatividad sino de bastante paciencia, para poder obtener un buen resultado.

El diseñador debe tomarse su tiempo para realizar una conceptualización sobre lo que quiere expresar en el identificador, realizar un análisis de sus homólogos, diseñar varios bocetos  a mano (por más disparatados que parezcan) y posteriormente digitalizarlos.

En la red circulan algunos artículos respecto al correcto diseño de un identificador, y en este caso encontré un excelente artículo de 1stwebdesigner, en el cual se detallan siete pasos a seguir.

Teniendo en cuenta que no existe una regla universal, ya que el espectro de posibilidades y oportunidades en cuanto al diseño es extenso, es bueno contar siempre con algunos parámetros para no desviarnos del resultado deseado.

Para poder continuar y hacer un poco más entendible la temática a tratar, usaré el término logo para referirme a cualquier identificador visual; la razón del uso de este término se debe a que la mayoría de las personas utilizan la palabra logo como vulgarismo para designar todo un amplio espectro de conceptos que realmente significan cosas diferentes las cuales cité al comienzo del artículo.

  1. La primera regla, se centra en la versatilidad del logo, debe poder ser aplicado en diversos medios ya sean impresos o digitales.

 

  1. El logo debe ser fácil de recordar (pregnante), por lo que se debe tener especial cuidado en la forma y en la cromática a utilizar. La clave está en un diseño funcional que diga mucho con poco.

 

  1. Existe tres preguntas que el logo debe responder: ¿por qué se necesita el logo?, ¿quién es el público objetivo? y ¿Cuál es el propósito?, el logo no se debe basar en explicar lo que hace la empresa sino en la imagen que le empresa quiere proyectar.

 

  1. El logo debe ser atemporal; es común observar el cambio de tendencias año a año, pero el diseño de un buen logo debe ser capaz de perpetuarse en la mente del público, y la única manera de hacerlo es permitiendo que las personas se familiaricen con el logo.

 

  1. Una regla básica para un diseño funcional del logo, es la de poder mostrarse en blanco y en negro, esto asegura la simplicidad del identificador y refuerza su pregnancia.

 

  1. El logo debe tener un plus, debe ser mejor y diferente a los demás, debe ser atractivo a la vista e impresionar al que lo observa. Para lograr esto hay que “reinventar la rueda”, buscar ideas originales que marquen precedentes y nos diferencien del resto.

 

  1. En la simplicidad está el éxito, en la vida es mejor decir las cosas claras y concisas, así es el diseño, mientras menos complicado sea, mejores resultados tendrá.

 

En la actualidad estamos expuestos a un sinfín de tendencias, pero hay que tener claro el concepto que se desea expresar y si de diseñar se trata, lánzate al ruedo y prueba con ideas novedosas, tal vez estés a punto de crear una marca inolvidable.